DBT para niñas y niños: Manipulación vs. comportamiento aprendido

juliane-liebermann-O-RKu3Aqnsw-unsplash-1-1024x683
Artículos DBT para niñas y niños (DBT-C)

DBT para niñas y niños: Manipulación vs. comportamiento aprendido

Por Francheska Perepletchikova

Como psicóloga clínica, a menudo me preguntan por mi trabajo. Mi respuesta habitual es: “Ayudo a la gente a reestructurar su forma de pensar a nivel de conciencia”.

Esencialmente, el cerebro puede verse como una computadora biológica en la que cada una de nuestras interpretaciones y acciones crea un programa que nos instruye sobre cómo responder en situaciones similares. Al cambiar nuestros patrones de pensamiento, creamos un nuevo programa (nuestras emociones y acciones son productos de nuestros pensamientos). Es lo que comúnmente se denomina “cambiar de opinión”, lo que conduce a un cambio en nuestro enfoque sobre una situación y sobre la forma de afrontarla.

La reestructuración cognitiva es una de las principales formas de mejorar nuestra capacidad de manipularnos a nosotros mismos y a los demás. 

Aunque reconozco que el uso del término “manipulación” conlleva connotaciones negativas, simplemente se refiere a una serie de técnicas que pueden emplearse con fines tanto beneficiosos como perjudiciales. Al igual que un martillo puede utilizarse para sujetar un objeto a una pared o para infligir daño a alguien. Por lo tanto es un proceso habilidadoso, estratégico y consciente que incluye tres aspectos: 

  1. Tener un objetivo detallado.
  2. Disponer de los medios para conseguirlo.
  3. Y ser hábil para aplicar mis medios a mi objetivo.

En el contexto de la terapia, las principales técnicas empleadas para manipular son: 

  1. La validación y la autovalidación
  2. El refuerzo y el autorrefuerzo.
  3. El aprendizaje y la enseñanza de formas de influir en las propias respuestas.
  4. La compasión y la autocompasión.
  5. El cambio de la forma en que pensamos. 
  6. El cambio de la forma en que actuamos.
  7. El cuidado de los demás y el cuidado de uno mismo.
  8. El amor y el amor propio.

La manipulación y la fuerza son conceptos distintos y contrarios, siendo la manipulación una influencia, mientras que la fuerza es un intento de imposición de control. Sin embargo, no podemos controlar totalmente a otras personas o circunstancias de la vida. Sólo podemos ejercer control sobre cuatro aspectos de nosotros mismos: 

  1. Nuestras acciones.
  2. Nuestros pensamientos
  3. Nuestras emociones
  4. Nuestra biología

Al influir directamente en estos aspectos, podemos afectar indirectamente a los demás sin recurrir a la fuerza.

La automanipulación requiere autorreflexión. Si queremos alterar el curso de nuestras vidas y nuestras relaciones con los demás, primero debemos modificar nuestras respuestas, en lugar de intentar cambiar a los demás. 

Cada vez que intentamos controlar a los demás, estamos renunciando al control sobre nuestros propios sentimientos y acciones, ya que inadvertidamente les estamos asignando esa responsabilidad a los demás.

Por ejemplo, mi hijo tiene una rabieta. Aunque estoy enfadado, controlo mis emociones. Respiro hondo para calmarme y decido ignorar el comportamiento de mi hijo. Al controlar mis acciones, estoy influyendo en el comportamiento de mi hijo. Inicialmente, se espera que el comportamiento del individuo disminuya. En cambio, es necesario un período de no refuerzo para reducir finalmente la incidencia del comportamiento. Esto se conoce como una ráfaga de extinción, que ocurre cuando se retira el refuerzo basado en la atención de una respuesta previamente reforzada. 

Reestructurando mi enfoque, reconozco que el empeoramiento momentáneo de la conducta de mi hijo indica la eficacia de mi estrategia, en lugar de temer al estallido de extinción. Refuerzo mi conducta de no responder al comportamiento negativo y practico técnicas tranquilizadoras, como la respiración profunda. Además, reconozco la dificultad de este enfoque y me autovalido en consecuencia (dada la dificultad de la tarea). Así, pude modificar el comportamiento de mi hijo sin utilizar ni demostrar métodos agresivos, como el castigo, la crítica, los juicios, los comentarios despectivos o las restricciones físicas. Aunque la fuerza pueda tener efectos inmediatos, tiene consecuencias a largo plazo, ya que comprometemos las relaciones y modelamos el uso de la fuerza como forma de resolver los problemas.

A menudo, los padres me dicen que sus hijos son manipuladores y yo les respondo: “¡Ojalá su hijo supiera manipular!”. Lo que los padres llaman manipulación no es lo que ocurre cuando un niño tiene una rabieta. Cuando un niño tiene una rabieta, no se está diciendo a sí mismo “como empiece a gritar, la intensidad de mi reacción emocional va a disminuir, mientras que la probabilidad de que mis padres me den lo que quiero va a aumentar.” Lo que los padres están viendo no es una estrategia consciente, sino un comportamiento aprendido, que es una respuesta que se realizó y reforzó en el pasado y adquirió múltiples funciones en el proceso de la transacción con el entorno externo.

De hecho, la mayoría de los comportamientos son multifuncionales. Gritar puede comenzar con una función de disminución de la excitación emocional. Cuando un niño grita, la gente puede empezar a atenderle. Se acaba de reforzar una nueva función: llamar la atención. Además, los padres pueden empezar a acomodarse para detener una rabieta: se acaba de desarrollar una función instrumental de “conseguir lo que quiero”. La gente también parece sentirse miserable, lo que puede dar lugar a otra función más: la represalia. Y así sucesivamente.

Además, normalmente ni siquiera somos conscientes de estas funciones. Sin embargo, gobiernan nuestros comportamientos con o sin nuestra conciencia. 

Estos programas son aún más fuertes cuando no nos damos cuenta de que existen, ya que entonces no tenemos más libertad de elección que seguirlos. ¿Cuántas veces nos hemos dado cuenta de que seguimos haciendo lo mismo sin conseguir lo que queremos? Respondemos al mismo programa una y otra vez de la misma manera, porque ésta es la forma principal que aprendimos a satisfacer su función, aunque no seamos conscientes de cuál es esa función. 

Para liberarnos de ese programa, necesitamos: 

  1. Comprender sus funciones. 
  2. Interceptar el programa produciendo un impulso de acción para cumplir esa función.
  3. Anularlo, ejecutando una respuesta diferente.

Esto es la automanipulación.

*Artículo publicado en el sitio web de Francheska Perepletchikova, DBT Child. Puedes acceder a la versión en inglés haciendo clic aquí.

 
Traducido por Fréderic Larbanois de Uruguay DBT.
× ¿Necesitas ayuda?